Browsing Tag

cancer

Para To2 Rincones

Ensalada de genios II (Johanna Budwig)

27 mayo, 2016
johana

Hoy en esta categoría, que me gustó llamar ensalada de genios, porque los genios son, tan diferentes y la vez tan importantes (como los ingredientes de una ensalada, diferentes, pero todos especiales y únicos), hoy conoceremos a Johanna Budwig.  Cuando leí parte de su historia, me emocionó, al igual que la de otras muchas mujeres de aquella época, que luchaban contracorriente, siendo íntegras y valientes, sin importarles las consecuencias, que siempre las había contra ellas, por cierto. Y no con ello quiero decir, que no hubiera hombres que lucharan contracorriente en aquella época, no seria justo decirlo, porque los había, y muy importantes, pero esa corriente de frente vencida por las mujeres, siempre ha sido más dura, más cruel, y más despiadada con ellas, muchas veces, por el hecho de ser mujer.

Éste es mi pequeño recuerdo, porque no podemos olvidar a éstas personas que tanto nos han ayudado a mejorar nuestras vidas, con sus investigaciones, con sus cuidados, con sus luchas…entregándonos sus vidas, para que hoy las nuestras, sean un poco mejor. A todos ellos, GRACIAS.

Cuando escuchamos hablar de desayuno o crema Budwig, que tan de moda han puesto celebritis y bloggeras, hablamos de ésta gran mujer…que ideó, y lucho, contra toda una sociedad, para demostrar que se podía ayudar a determinadas personas enfermas en mejorar su vida, e incluso, a algunas, sanarlas, cambiado su dieta alimentaria. Hoy en día en Estados Unidos y otros países, existen clínicas, que utilizan exclusivamente la dieta que la Dra. Budwig usó con sus pacientes hace muchos años. Una mujer fuerte, valiente, consecuente y convencida de que podía hacer las cosas de otra forma…aunque eso le valiese el asedio, insulto y repudio de sus compañeros médicos de la época.

Creo que, ya os he contado que, suelo desayunar, dos, tres veces a la semana la crema budwig, la mayoría de veces con requesón, pero otras lo cambio por, leche de avena. Esta crema tan sana y nutritiva, estaría compuesta por requesón bajo en grasa, copos de avena integral, dátiles, higos, (o cualquier fruto natural o deshidratado) que le aporte azúcar natural (pasas, orejones….), semillas de lino, semillas de chia, y aceite de lino.

Siete veces nominada al premio Nobel de medicina, Johanna Budwig era Química y Farmacéutica y estaba doctorada en Física. Fue la primera persona en clasificar las grasas según su composición. Trabajó como Experta Consultora del Instituto Federal Alemán de Investigación de las Grasas y fue considerada la mayor autoridad mundial sobre grasas.

Estudió las grasas hidrogenadas y otras grasas desnaturalizadas, y sus conclusiones fueron muy claras, los efectos de estas grasas sobre la salud eran nefastos. Es decir, que ya por los años 50 la Dra. Budwig nos advertía del peligro de las grasas hidrogenadas. (Han pasado 60 años y seguimos viendo estas grasas en la composición de la mayoría de los alimentos industriales).

La Dra. Budwig, utilizando sus conocimientos sobre grasas, repitió los experimentos del Dr. Warburg, pero sustituyendo la grasa saturada por grasas poliinsaturadas, hasta que en 1952, encontró el ácido linoleico y el ácido linolénico. Estos ácidos grasos esenciales  era lo que hubiera necesitado Warburg para introducir el oxígeno a la célula. (Los ácidos grasos esenciales son moléculas grasas que nuestro cuerpo no puede fabricar y necesitan ser aportadas por la alimentación. A partir de ellas el organismo es capaz de generar otras grasas necesarias para la vida).

La importancia de estos ácidos grasos reside en que constituyen complejos lipoproteicos que forman una bicapa en las membranas celulares, lo que les  confiere la capacidad de actuar como un filtro y proporcionar permeabilidad a la membrana, que permite la entrada de oxígeno y nutrientes y la salida de sustancias de desecho. Pero además, aportan una carga eléctrica negativa a la membrana, necesaria para atraer el oxígeno, indispensable para la respiración celular aeróbica.

La presencia de grasas hidrogenadas en la membrana, altera dicha permeabilidad, se hace más dura y menos fluida, así que la mayoría de los desechos quedan dentro y el oxígeno no puede entrar. Es así como la célula se autointoxica y sufre hipoxia llevando con el tiempo al desarrollo de enfermedades degenerativas y cáncer.—

Utilizando estos ácidos grasos, Budwig, fue capaz de reparar la membrana celular dañada, haciéndola más permeable y permitiendo el paso del oxigeno, y de esta manera devolver a las células cancerosas, la capacidad de realizar un correcto  metabolismo aeróbico y, en consecuencia, convertirlas en células normales.

En el aceite de lino, Budwig, encontró la equilibrada combinación de los ácidos grasos linoleico y linolénico, que le convierten en un gran captador de oxigeno, capacidad que no tienen otros aceites vegetales. En 1952 Budwig reconoció que estos ácidos grasos eran el factor decisivo en la función respiratoria, lo cual constituía la segunda parte de la Ecuación de Warlburg (del que hablamos en ensalada de genios I).

Llegados a este punto, faltaba encontrar la forma en que estos ácidos grasos llegasen hasta las células. Tanto el aceite de lino como el intestino tienen una carga eléctrica negativa, así que este aceite por si solo no puede ser absorbido por el intestino. (Esto explica porque este aceite tomado en ayunas puede producir diarrea).

Así que, Budwig buscaba una sustancia con la que el aceite de lino formase una emulsión hidrosoluble capaz de atravesar la barrera intestinal y llegar a las células. Observó que esta propiedad se conseguía gracias a proteínas ricas aminoácidos azufrados, que aportarían carga positiva a la emulsión y así podría superar el obstáculo. El alimento que reunía estas condiciones era el requesón bajo en grasa.

De esta mezcla nace la famosa Crema Budwig.

Con esta crema, como fundamento de su dieta, trató a más de dos mil personas, con un porcentaje de éxito del 90%, no solo de cáncer sino de todo tipo de enfermedades degenerativas. Quizás parte de ese éxito estaba en que esas personas eran atendidas por ella misma, vivían en su clínica y solo podían comer lo que ella les indicaba. Esta actividad le creó muchos problemas. Tuvo que estudiar medicina para poder abrir legalmente esta clínica. Tuvo que atender continuas demandas judiciales de médicos que la denunciaban por llevarse a enfermos desahuciados a su casa para recibir su tratamiento, abandonando el oficial. Los juicios los ganaba siempre porqué la evidencia hablaba por si sola, se presentaba en el juicio con el enfermo desahuciado, pero ya curado.

Es importante hacer constar que el tratamiento completo de la Dra. Budwig, no se reducía solo a la crema, incluía también otros aspectos, imprescindibles para completar el tratamiento:

  • El principal, es el cambio en los hábitos de vida y especialmente de la dieta. Recomendaba su crema como aporte de ácidos grasos y también era necesario el consumo de frutas y vegetales crudos, de origen orgánico preferentemente, y evitar al máximo tomar alimentos procesados y con aditivos (azúcar, grasas animales, mantequilla, margarina, alcohol, café, tabaco, marisco, latas de conserva, pescado de piscifactoría, embutidos, fritos…) El requesón, es el único derivado lácteo que está permitido en la dieta.
  • Asimismo es imprescindible tomar el sol diariamente  unos 10 min. Budwig pensaba que la energía solar era necesaria  para iniciar el Ciclo de Krebs (sucesión de reacciones químicas que forman parte de la respiración celular aeróbica) decía “si uno tiene suficiente cantidad de ácidos grasos en  el cuerpo se comportará como una antena receptora (de electrones), en cambio si tiene exceso de grasas saturadas no podrá recargarse adecuadamente”. (Muy interesantes son sus reflexiones sobre la absorción de fotones de la energía solar en las plantas y su  permanencia en los alimentos cargándolos electrónicamente).
  • Realizar ejercicio físico adecuado a cada caso, tener un descanso reparador y una actitud mental positiva.

La Dra. Budwig no recibió ningún apoyo y sus descubrimientos fueron despreciados, atacados y silenciados por otro tipo de intereses. Murió en 2003 a los 95 años.

Hoy en día sabemos, gracias a la perseverancia, y convencimiento de la Dra. Johanna Budwig que cuanto más nos acercamos a la forma en que la naturaleza nos provee los alimentos y al mismo tiempo tratamos de evitar los alimentos refinados, procesados, habrá menos toxinas sobrecargando nuestro cuerpo y nuestros órganos tendran más nutrientes, equipándolos para funcionar correctamente y mantener un pH equilibrado, tan necesario para evitar los desequilibrios, y la aparición, por ello, de enfermedades.

Capturando Vida Saludable

¿Cuestión de cuestionarnos?

30 abril, 2016
ana

Probablemente, ésta es una de las entradas más difíciles que he escrito pues, siempre cuesta abrirse a los demás, abrir las heridas, mostrar las cicatrices (y lo sé, porque normalmente estoy al otro lado, escuchando sobre las heridas, o las cicatrices de las emociones, de la mente, de la vida….y se lo difícil que es), pero no lo digo desde el pesimismo, sino desde la positividad, como un símbolo de vida que a veces, representan esas cicatrices………… y aunque siempre he considerado que era un poco tímida, y un poco reservada, reservada en aspectos personales, si éstos, pueden ayudar a alguna persona a seguir, a levantarse, a cuestionarse lo que hasta hace poco pensaba, y creer, que tiene que levantarse cuantas veces se caiga, aunque la vida en ocasiones sea difícil, hayan decepciones, sufrimiento, errores, …sabiendo, siempre, siempre, que se puede mejora, aunque vuelvas a caer, pero hay que levantarse y seguir, con más valor, con más ganas, pues lo mejor está por venir…..lo mejor está por venir!!!, pues adelante.

Ese descubrimiento de empezar a ver que, lo mejor está por venir, me ocurrió el día, hace ya unos cuantos meses, cuando después de muchas pruebas, de mucha espera impaciente, de nervios, angustias, de pensar mucho en como me atacaban los miedos (mis hijas, mi familia, mi chico -que ya lleva mucho sufrido con éste tema, su padre, su hermana, ahora yo-..), de tener que serenarme cada vez que entraba a la consulta del especialista de turno y respirar y meditar, de pensar, no va a ser, no va a ser……….pues te informan que tienes un tumor en la tiroides o carcinoma papilar, un tumor «maligno» (que palabra más fea), y que, dentro de que no es de los más agresivos (eso, aunque no os lo creáis, consuela, aunque hayas oído tumor), pues te informan de los pasos a seguir, de las pruebas que hay que hacer, de los riesgos de todo (esa parte es entre horrorosa, y deprimente, por muy positiva que seas-y  siempre me he considerado así, pensando que iba a salir todo bien-, te cuentan -pues es su obligación, lo se- todo lo mal que puede salir…..y quieres echar a correr…salir de allí….escapar…..y no volver más). Asi que respiras, aprietas los puños, y preguntas…..por donde empezamos??.

Desde la medicina convencional empece con todos los tratamientos que recomendaba la endocrina, otorrino, etc, (y he de decir, que son unos especialistas muy humanos, muy cercanos, y muy buenos profesionales, esa es mi experiencia hasta hoy),  con una intervención de tiroidectomia total (me extirparon toda la glándula tiroidea) y posteriormente (y según los resultados de análisis patológico) radioterapia con yodo radioactivo u otros tratamientos…………pero eso es lo que, desde la medicina convencional, o tradicional me recomendaban hacer e hice, y estoy haciendo, pues todavía estoy en proceso…..aunque ya cada día, queda un día menos.

Perfoto-sobre-mi_1o, en mi inquietud, por ser parte activa de mi enfermedad, de mi proceso de curación, porque yo creo que las personas no nos podemos abandonar a los miedos, ni mental, ni físicamente, sino que hay que coger las riendas de ésto, y luchar, con uñas y dientes, hasta que queden uñas, y dientes, porque la vida es un préstamo…..y puede que algún día lo tengamos que devolver, pero yo no estaba, ni estoy dispuesta a devolverlo ya (y sé que mucha gente lo ha tenido que hacer, sin querer, por desgracia lo sé, pues esta enfermedad es muy cruel, pero por muy cruel que sea, hay que plantarle cara, y además no cualquier cara, tu mejor cara….la mejor que tengas por fuera y por dentro, tu cara de vencedor…y luego ya veremos).

Pues en esa lucha de mostrarle mi mejor cara a la enfermedad, empecé a leer y a «investigar» sobre los alimentos, estilos de vida, terapias alternativas,  a través de libros, artículos, estudios,  publicaciones de divulgación científica, nutricionistas, y especialistas en el tema de la alimentación y hábitos de vida saludables (en el apartado de referencias, tenéis bibliografía, e información sobre investigaciones científicas en la que éstos médicos se basan, médicos, muchos de ellos, que también han sufrido cáncer). Y ese es el CUANDO,  cuando averigué que debía cambiar muchos hábitos alimenticios, y también, hábitos de vida..para ayudar a mi organismo a recuperarse y posteriormente, a mantenerme sana, por dentro y por fuera (y por supuesto, trasladarlo a mi familia, y compartirlo con todos vosotros, porque para mí fue una sorpresa descubrirlo)…….y ese CUANDO me llevo al CÓMO…….¿CÓMO hacerlo?

Pues informándome, como decía Socrates «Solo hay un bien, el conocimiento. Solo hay un mal, la ignorancia», así que leí, hable con profesionales, con personas que habían cambiado sus habitos de vida.., leí sobre que era, que factores influían, que factores favorecen su aparición, etc, etc…… y además de los factores genéticos, que todos conocemos; los factores medioambientales, que conocemos poco o casi nada;  la influencia de la radiación, que algo nos suena; los nitratos que se usan como fertilizantes, y que son el origen de algunos canceres;  las aminas aromáticas, que se relacionan con algunos canceres de vejiga, son sustancias que se encuentran en carnes y pescados a la brasa y alimentos sometidos a altas temperaturas, etc, etc. Pero lo que más me llamo la atención fue que todos coincidían (Dra. Christine Horner, Dra. Odile Fernández, Dr. David Servan-Schreiber, Dr. Mercola, etc……) en que ciertos alimentos o productos hay que dejar de consumirlos (o consumirlos con mucha moderación) para prevenir el cáncer, no consumirlos (en el caso de enfermos de cáncer) para ayudar, junto con los tratamientos convencionales, a nuestro organismo a vencerlo, e ir reduciendo su consumo para mantener una dieta saludable. Y todos nos hablan de;

  1. El azúcar
  • El azúcar, el cáncer se alimenta de azúcar, las células cancerosas requieren de combustible para crecer. Otto Warburg (premio Nobel) hace cerca de 70 años descubrió que el combustible que necesitan estas células para alimentarse es azúcar (hace 70 años!!). Es un concepto científicamente probado.  Pero no solo basta con eliminar los azucares de la dieta, ya que la hiperglucemia o elevación de azúcar en sangre no sólo se produce por ingerir azúcar, sino también por tomar alimentos con indice glucemico alto. Estos alimentos tiene la peculiaridad de elevar los niveles de azúcar en sangre casi de forma inmediata. Y cuales son estos alimentos;
  • jarabe de maíz
  • Glucosa, jarabe de arroz, trigo y glucosa
  • patatas fritas. Fécula
  • harina de arroz blanco
  • corn flakes, tapioca, leche de arroz, tortas de arroz, maicena, palomitas de maíz, pan de hamburguesas
  • dátil, mijo, polenta, pan blanco, arroz blanco, patatas hervidas sin piel, cereales de desayuno azucarados, harina de trigo blanca, bebidas azucaradas, azúcar de caña integral
  • jarabe de arce, maíz, fideos de arroz, cuscus de trigo, panela, mermelada.
  • miel, harina integral de trigo, pasta de trigo blanca.
  • zumos industriales.

Estos alimentos al tener un indice glucemico muy alto elevan los niveles de azucares en sangre, por eso (y mucho más para las personas diagnosticadas de cancer, pues ya sabemos que el cáncer se alimenta de azúcar), primero (como dice la Dra. Odile), dejamos el azúcar, y después introducimos en nuestra dieta los alimentos con indice glucemico bajo, entre los que se encuentran todos los vegetales, las setas, las algas, las leches vegetales, las frutas (a excepción del plátano), zumo de limón, especias, aguacate, pescado, los frutos secos, las semillas…

Como alternativas al consumo de azúcar, podemos utilizar la estevia (que es una planta originaria del paraguay) y que endulza 300 veces más que el azúcar común y no tiene calorías. O el sirope de ágave (que es un extracto de savia de cactus), cuyo indice glucemico es muy bajo, y es ideal para preparar postres, o platos dulces de una forma sana.

2. La carne

El consumo de grandes cantidades de carne roja se ha asociado a un incremento en la posibilidad de sufrir cáncer. La carne es rica en grasas saturadas y grasas trans, grasas poco recomendables a nivel de salud, el contenido de fibra en la carne es nulo (con lo que muchas veces se pudre en nuestro intestinos), y por ello se asocia a muchos canceres de colon; los animales que nos comemos suelen estar alimentados con piensos omega 6, y esto produce inflamación y existe una correlación muy alta entre inflamación crónica y cáncer, y sobre todo, la carne está cargada de tóxicos (la carne de hoy, no es la carne de hace años).

El problema asociado al consumo de carne no aparece cuando lo comemos de vez en cuando, el problema es que lo comemos a todas horas, desayuno (a veces tostadas con jamón york, bacon..), comida (estofados de carne, carnes rellenas…), meriendas (bocadillos de salami, lomo, chorizo, pates…) y cenas (pechugas de pollo, hamburguesas, salchichas..)……..la virtud está en el termino medio, se puede comer una vez a la semana, carnes poco grasas (pollo, pavo mejor), y a ser posible ecológica, que contiene muchos menos tóxicos.

3. El pescado

En el pescado abundan grasas mono y poliinsaturadas, las cuales son saludables. El pescado azul (bonito, atún, emperador, sardinas…) es más graso y rico en grasas beneficiosas, omega 3, que el pescado blanco (merluza, lenguado, bacalao, dorada..).

El problema del pescado es su contaminación, por acción del hombre, que contamina los mares donde ellos habitan, y dentro de la cadena alimenticia, los más contaminados son el atún y el pez espada. Asi que siempre es preferible consumir pescado azul pequeño o pescado blanco, pero que sea pescado fresco, de lonja, recién cogido, mejor que pescado muy grandes contaminados por mercurio,bifenilos…

Nosotros tenemos la suerte de tener pescado fresco a diario, capturado en nuestras playas, de una forma artesanal, respetando nuestro mar, así que …aprovechemos esos alimentos saludables poco contaminados, y comamos mucho más pescado, criado y capturado en libertad, por nuestro pescadores.

4. La sal

Con la sal, pasa como con la carne, hemos pasado de un consumo limitado y razonable (1 cucharadita a diario) a tomar mucha más sal en nuestra alimentación ya que , el 75% de la sal que tomamos proviene de los alimentos procesados que ingerimos, quesos, patatas de bolsa, pan, comidas preparadas, carnes procesadas,… y el 25% proviene de lo que añadimos cuando preparamos alimentos o en la mesa (como hace referencia la Dra. Odile en su libro, entre otros), este aumento del consumo de sal también se relaciona, con la mayor probabilidad de sufrir cáncer de estomago.

Evidentemente, mejor si es sal no refinada, que si es sal que está tan refinada, que pierde muchas de sus propiedades, y además no es beneficiosa para nuestro organismo. Y disminuir el consumo de alimentos procesados, embolsados..

5. El gluten

El gluten es una proteína que encontramos en determinados cereales como el trigo, la espelta, el centeno, la cebada, la avena y el kamut, y a la cual, muchas personas tiene intolerancia o alergia. La intolerancia al gluten crea inflamación intestinal e inmunodepresión. Comentan en algunos estudios sobre el gluten, que la celiaquía es una enfermedad poco diagnosticada, pero muy prevalente, por eso se debería de reducir el consumo de gluten, por eso y porque el gluten que consumimos es en forma de pan blanco o pasta blanca, alimentos que han sido refinados y procesados, además de modificados geneticamente (como le pasa al trigo), y son muy pobres en nutrientes y vitaminas, y al estar modificados geneticamente el cuerpo reconoce como extrañas, produciendo inflamación incluso a las personas que no tienen intolerancia diagnosticada (gases, dolores abdominales, estreñimiento, etc).

Así que mejor, cereales integrales, que conservan su cáscara, y en ella, muchos de sus nutrientes, como puede ser, pastas,y harinas integrales de centeno, espelta, kammut, o harinas de trigo sarraceno, garbanzos,…, que no contienen gluten, o pseudocereales, que se cocinan como cereales, pero son semillas …y no contiene gluten (como la quinoa, la avena, el amaranto, el trigo sarraceno o alforfón…..) etc.

6. La leche

Para empezar, la leche de hoy día, no es la leche que nos daban nuestras madres hace 40 años, las vacas no se alimentan igual, y al igual que pasa con las carnes, la leche acumula los tóxicos con los que ha estado en contacto el animal, en su alimentación, etc. Cada vez, más personas y niños tienen intolerancia a la lactosa (el azúcar de la leche), porque después de cierta edad, 4-6 años, no necesitamos la leche. Y lo más importante, si basamos nuestra dieta en una dieta libre de lácteos, los niveles de IGF-1 (que es una proteína que promueve la proliferación celular, aumentando a un IGF-1 elevado, los riesgos de ciertos canceres, como mama, colón, próstata), si eliminamos los lácteos de nuestra dieta, los niveles de IGF-1 disminuiran y con ello se eliminará un factor encargado de aumentar la replicación de las células tumorales (como en referencias, en varios libros e investigaciones científicas, podemos ver).

Y las podemos sustituir por leches vegetales, o lácteos vegetales, como la leche de almendras, de avena, de arroz, leche de soja, etc, etc.

Cuando me propuse compartir esta información, mi intención fue y es, compartir que es posible cambiar la alimentación que estemos llevando, a una dieta saludable,  todo el mundo puede, deportistas, familias, niños, personas interesadas en su bienestar físico y mental, personas enfermas……….y no lo hice con la intención de que nadie se alarmara, o se angustiara, o demonizar a quien opte por alimentarse de una u otra forma, me lo propuse sólo con la idea de transmitir, lo que muchos profesionales de la salud han averiguado sobre determinados alimentos (y que creo que nosotros evidenciamos, o intuimos cuando usamos alguno de estos alimentos en nuestras cocinas).

No podemos olvidar que, el termino medio es una virtud en todos los aspectos de nuestra vida y que cada uno tendrá que ir creando su propia dieta (pues no creo en la dieta ideal, creo en la dieta adaptada a cada uno….a lo que te sienta bien, a lo que te gusta mas….pero siendo saludable). Cuando comencé, las primeras semanas, lo hice poco a poco, y ahora cocino mucho más todos los alimentos de una forma saludable, utilizando ingredientes más saludables, y comiendo mucha más fruta y verdura, e incorporando nuevos productos, como las semillas, las algas, las especias……. Apostemos por recuperar la dieta mediterránea en nuestras cocinas, comer fruta y verdura de temporada, reducir el consumo de carnes, comer más pescado de lonja, disminuir la ingesta de alimentos envasados, procesados o preparados, por la cantidad de sal y azucares que llevan, consumir gluten con mucha moderación (quien no sea intolerante o alérgico), y siempre mejor integral que refinado, e ir poco a poco, cambiando  la leche animal (que no es necesaria), por leches vegetales. Esas son las propuestas en común que he encontrado en médicos e investigadores, muchos nutricionistas, y todo ésto….sobre todo si padeces cáncer. Personalmente a raíz de ésta y otro tipo de información, empece a cambiar mi alimentación, mis hábitos de vida, sabiendo que lo que esta por venir, es mucho mejor!!!!!.

Luego, cada uno decidirá si quiere cambiar unos alimentos por otros para estar mejor nutrido o alimentado, o reducir la ingesta de otros para estar más sano……eso ya, queda en la libertad de cada uno de escoger su camino, y todos los caminos escogidos, libremente, sean los que sean, deben ser respetados, al menos por mi parte es así…..pues, ante todo,  cada uno es dueño del préstamo de su vida.

 

 

Desayunos Vida Saludable

Desayuno con té verde, cúrcuma y pimienta negra

4 abril, 2016
té-verde

Un desayuno saludable que hace que mi día, empiece con mucha energía, vitalidad y alegría, podría ser este;

  • Un té verde en hoja, añadimos una cucharada sopera al agua de la tetera (o de un cazo pequeño) cuando ésta está a menos de 90º, eso es cuando hay burbujas, pero aún no hierve, junto con el té añadimos una cucharadita de rcuma, un poco de pimienta negra (mejor molida en molinillo) y dos trozos de cortezas de un limón (yo uso las cortezas del limón que tomo en ayunas con agua templada), lo apartamos y los dejamos reposar unos 8-10 minutos. Y listo para tomar, yo no le añado azúcar integral de caña, ni sirope de agave, me encanta su sabor natural!!!.
  • Este día tomé un vaso de zumo detox de alcachofa, manzana, pera…., que compre en una herboristeria, aunque con una buena licuadora se pueden hacer en un momento unos zumos riquísimos, que mantienen mucho mejor las vitaminas y las propiedades de las frutas y verduras.
  • Pan integral de espelta con aceite de oliva virgen extra, rodajas de tomate natural y orégano.
  • Y nueces.

≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅≅

desayunoconteverde

desayunoconteverdeHoy me voy a detener en compartir algo de información científica sobre las propiedades de algunos de los ingredientes de mis desayunos (este blog no tiene un carácter científico, lo único que pretendo con ello es transmitir lo que médicos e investigadores en sus libros y publicaciones han averiguado en sus campos de trabajo), cada día iré contando el porque de la importancia de consumirlos (según los diferentes expertos), pero no solo si tienes cáncer, también para prevenirlo , y para prevenir otras enfermedades y así estar muy sano.

El té verde ( té sencha a ser posible, sino cualquier té verde tiene muchas propiedades) entre ellas las más importantes gracias a las catequinas que son unos polifenoles que posee el té son; antioxidante, posee propiedades antiinflamatorias, es un excelente diurético, potencia el efecto de la quimio y la radioterapia, etc…además contiene un aminoácido llamado teanina que es útil para reducir los niveles de estrés. Lo ideal es tomar tres tazas al día, y mejor si es de té verde japonés. El té verde lo podéis comprar por internet, o en cualquier herboristeria.

La cúrcuma, la especia milagrosa, y es que es un potente antiinflamatorio,  es antioxidante, estimula el sistema inmune, …..muy usado en la cocina hindú,  es el componente que le da el color amarillo al curry (pero el curry contiene muy poca cantidad de cúrcuma), tiene un sabor entre amargo y picante, es una especia con muchas propiedades, la más importante, su  poder antitumoral (gracias a la curcumina, uno de sus principales agentes). Según dicen muchos científicos expertos en el tema (Shehzad A, Whaud F, Lee YS.. Curcumin in cáncer chemoprevention…; Grupta SC, Patchva S, Koh W, BB. Discovery of curcumin…) probablemente sea la sustancia más anticancerosa que existe.  Para que se absorba mejor la mezclamos con pimienta negra, o si lo ponemos en sopas, purés, … con pimienta negra y aceite de oliva virgen extra. Se recomienda tomar una cucharadita al día. La cúrcuma la podéis encontrar en cualquier tienda especializada en especias, herboristerias, internet, etc.

Las nueces, son especialmente ricas en vitamina B6 y E, y destacan pos su contenido en omega 3, una grasa fundamental en la lucha contra el cáncer.

 

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com