Browsing Tag

meditación

Cuentos para pensar

El anillo del rey

12 junio, 2016
anillo-cofre-1

Éste es uno de esos cuentos que podemos utilizar cuando una persona piensa que está al limite, y ya no puede más…..y se dá cuenta de que, la clave de no caer en la desesperación está en combinar la aceptación, y  la serenidad o templanza.

Nada es para siempre, y hoy es el mañana que ayer me preocupaba tanto.

 

El anillo del Rey

Una vez, un rey de un país no muy lejano reunió a los sabios de su corte y les dijo:
– «He mandado hacer un precioso anillo con un diamante, con uno de los mejores orfebres de la zona. Quiero guardar, oculto dentro del anillo, algunas palabras que puedan ayudarme en los momentos difíciles. Un mensaje al que yo pueda acudir en momentos de desesperación total. Me gustaría que ese mensaje ayude en el futuro a mis herederos y a los hijos de mis herederos. Tiene que ser pequeño, de tal forma que quepa debajo del diamante de mi anillo».

Todos aquellos que escucharon los deseos del rey, eran grandes sabios, eruditos que podían haber escrito grandes tratados… pero ¿pensar un mensaje que contuviera dos o tres palabras y que cupiera debajo de un diamante de un anillo? Muy difícil. Igualmente pensaron, y buscaron en sus libros de filosofía por muchas horas, sin encontrar nada en que ajustara a los deseos del poderoso rey.
El rey tenía muy próximo a él, un sirviente muy querido. Este hombre, que había sido también sirviente de su padre, y había cuidado de él cuando su madre había muerto, era tratado como la familia y gozaba del respeto de todos.
El rey, por esos motivos, también lo consultó. Y éste le dijo:
– “No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje”
– «¿Como lo sabes preguntó el rey”?
– “Durante mi larga vida en Palacio, me he encontrado con todo tipo de gente, y en una oportunidad me encontré con un maestro. Era un invitado de tu padre, y yo estuve a su servicio. Cuando nos dejó, yo lo acompañe hasta la puerta para despedirlo y como gesto de agradecimiento me dio este mensaje”.
En ese momento el anciano escribió en un diminuto papel el mencionado mensaje. Lo dobló y se lo entregó al rey.
– “Pero no lo leas», dijo. «Mantenlo guardado en el anillo. Ábrelo sólo cuando no encuentres salida en una situación”.
Ese momento no tardó en llegar, el país fue invadido y su reino se vio amenazado.
Estaba huyendo a caballo para salvar su vida, mientras sus enemigos lo perseguían. Estaba solo, y los perseguidores eran numerosos. En un momento, llegó a un lugar donde el camino se acababa, y frente a él había un precipicio y un profundo valle.
Caer por el, sería fatal. No podía volver atrás, porque el enemigo le cerraba el camino. Podía escuchar el trote de los caballos, las voces, la proximidad del enemigo.
Fue entonces cuando recordó lo del anillo. Sacó el papel, lo abrió y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso para el momento…
Simplemente decía “ESTO TAMBIEN PASARÁ”.
En ese momento fue consciente que se cernía sobre él, un gran silencio.
Los enemigos que lo perseguían debían haberse perdido en el bosque, o debían haberse equivocado de camino. Pero lo cierto es que lo rodeó un inmenso silencio. Ya no se sentía el trotar de los caballos.
El rey se sintió profundamente agradecido al sirviente y al maestro desconocido. Esas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel, volvió a guardarlo en el anillo, reunió nuevamente su ejército y reconquistó su reinado.
El día de la victoria, en la ciudad hubo una gran celebración con música y baile…y el rey se sentía muy orgulloso de sí mismo.
En ese momento, nuevamente el anciano estaba a su lado y le dijo:
– “Apreciado rey, ha llegado el momento de que leas nuevamente el mensaje del anillo”
– “¿Qué quieres decir?”, preguntó el rey. “Ahora estoy viviendo una situación de euforia y alegría, las personas celebran mi retorno, hemos vencido al enemigo”.
– “Escucha”, dijo el anciano. “Este mensaje no es solamente para situaciones desesperadas, también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando te sientes derrotado, también lo es para cuando te sientas victorioso. No es sólo para cuando eres el último, sino también para cuando eres el primero”.
El rey abrió el anillo y leyó el mensaje… “ESTO TAMBIEN PASARÁ”
Y, nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba. Pero el orgullo, el ego había desaparecido. El rey pudo terminar de comprender el mensaje. Lo malo era tan transitorio como lo bueno.
Entonces el anciano le dijo:
– “Recuerda que todo pasa. Ningún acontecimiento ni ninguna emoción son permanentes. Como el día y la noche; hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas.”

 

A modo de reflexión:

Todo pasa, nada permanece eternamente, al igual que el dia y la noche, al igual que lo bueno, lo malo. Nada es para siempre, y hoy es el mañana que ayer me preocupaba tanto. NO TE PREOCUPES, OCUPATE, cuando lleguen esos malos momentos, o de disfrutar cuando ésten los buenos.

En determinados momentos el mejor recurso es, el silencio mental, ese que nos permitirá reaccionar con serenidad, sin desesperación (como el rey a punto de ser acorralado), esa calma mental nos dejará disfrutar igual, de los buenos momentos (sin pensar que durarán eternamente), y  afrontar con serenidad, con templanza los malos, y sobre todo aceptar que la naturaleza, que parte de la vida es así, que todo pasa, y nada permanece.

 

Capturando Rincones

La práctica de meditar

6 abril, 2016
meditacion-1

Meditar es un práctica de entrenamiento individual con un fondo mental, es como cuando te propones empezar a correr y el primer día corres 1 km, el segundo un poco más, y así hasta que consigues llegar a tu objetivo. Pues igual, pero el objetivo de meditar es encontrar ese silencio en la mente, esa relajación mental, ese estado de bienestar mental, que cuesta tanto de encontrar hoy en día, pero con tantos beneficios cuando se encuentra (produce una mayor sensación de bienestar, aumenta el rendimiento, ayuda a tomar el control de tus pensamientos, el control de tu vida, relaja profundamente cuerpo y mente, aumenta tus niveles de concentración, etc). Mi profesora de yoga-meditación (Salud), nos invita en clase, a ir empezando en esto de la meditación unos 10 minutos al día e ir aumentando el tiempo a medida que se logra estar más tiempo en ese estado de relajación mental.

El término meditación si bien en Europa tiene un sentido muy diferente, la palabra española meditación, viene del latín meditatio, que originariamente indica un tipo de ejercicio intelectual. Abarca a un amplio espectro de prácticas que incluyen técnicas diseñadas para promover la relajación, construir energía interna o fuerza de vida (QÍ, ki, chi, Prana, etc.). Una forma particularmente ambiciosa de meditación tiene como fin conseguir sostener la concentración en un punto sin esfuerzo, enfocado a habilitar en su practicante un estado de bienestar en cualquier actividad de la vida.

De acuerdo con Jeremy Holmes y Alberto Pérez Albéniz (2000), parece ser que las diferentes técnicas de meditación pueden ser clasificadas de acuerdo a su enfoque. Algunas se enfocan en el campo de la percepción y la experiencia, también llamada de conciencia plena (mindfulness en inglés, ahora tan de moda). Otras se enfocan en un objeto determinado, y son llamadas de «concentración». Hay también técnicas que intercambian el campo y el objeto de la meditación.

Las técnicas de aproximación a la meditación varían desde las que se basan en observar la respiración, en visualizar algún pensamiento positivo o imagen inspiradora, enfocar algún objeto o imagen (como un mandala), las invocaciones, hasta las que se basan en tipos de compleja «alquimia espiritual». También existen las meditaciones sin objeto, desenfocando la tensión mental.

Multitud de técnicas de meditación ha sido estudiadas por la Psicología. Muchos terapeutas recomiendan alguna técnica o diseñan la suya propia. La mayoría utilizan la respiración como centro, porque es el puente entre el cuerpo físico, el estado de ánimo y la mente, aunque el Mindfulness (la conciencia plena, el aquí y el ahora) también esta siendo utilizado cada día por más personas (en otra entrada me centraré exclusivamente en hablaros del Mindfulness). La práctica de la técnica de meditación es muy beneficiosa para personas con cuadros de estrés.

En clase de yoga, le dedicamos la última parte de la hora para meditar unos 15 minutos, y de verdad, no voy a deciros que es fácil, por que cuesta un poco llegar a ese estado, pero como también cuesta correr el primer día 6 kilometros y con entrenamiento y tiempo lo puedes alcanzar. Salud (que es una profesora con una luz, una calma, una tranquilidad infinita) nos guía para que nos centremos en observar la respiración, y así ir apartando todos los pensamientos que aparecen, pero para mí, mente inquieta donde las haya, al principio, era toda una hazaña. Yo me sentaba, cerraba los ojos, y me centraba en la respiración, (insiprar-espirar), y cuando menos me lo esperaba me venia un pensamiento trascendental donde los haya («creo que no me queda pan de cereales para mañana, y a las chiquitas les toca entrepà de almorzar» -oh nooo!!), y entonces me reconducía a mi misma…..venga centrarte, concéntrate en la respiración y al principio igual conseguía estar 3-4 minutos seguidos con mi mente relajada, ahora, con algo de entrenamiento puedo llegar a los 10 minutos, pero hay que seguir entrenando, igual que lo hacemos con el cuerpo, nuestra mente también necesita encontrar ese bienestar.

Así que animaros, probar la que mejor vaya con vosotros (guiada, centrada en la respiración…), y disfrutar del silencio mental, es muy, muy gratificante.

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com